martes, 24 de noviembre de 2015

RESEÑA: EL OCEANO AL FINAL DEL CAMINO - NEIL GAIMAN





TITULO: EL OCÉANO AL FINAL DEL CAMINO (THE OCEAN AT THE END OF THE LANE)

AUTOR: NEIL GAIMAN

EDITORIAL: ROCA EDITORIAL DE LIBROS

PÁGINAS: 240










SINOPSIS



Un hombre vuelve a la zona donde vivió hace cuarenta años para asistir a un funeral. En un arranque incomprensible e inesperado, decide acercarse a la casa de su amiga de la infancia, Lettie. Y es ahí donde los recuerdos que no sabía que tenía empiezan a fluir, como el océano que Lettie insistía que era, en realidad, su estanque. La memoria se mezcla con la fantasía mientras el protagonista nos cuenta un viaje imposible, en un mundo que puede o no existir, repleto de monstruos imaginarios que se hacen reales en el relato de ese niño de siete años. Tan reales como los monstruos que los adultos si podemos entender y temer, y ante los que la única defensa con la que cuenta el niño son las tres extravagantes mujeres que viven al final del camino.




MI OPINIÓN


Nunca había leído a Neil Gaiman, hasta ahora. Es un autor que noto es muy leído y que suele cosechar buenos comentarios en general, y se me ocurrió que era un buen momento para empezar. Honestamente, no sé si elegí bien este libro como primera lectura. Las expectativas que tenía eran muy altas, y cuando uno espera mucho se pone muy exigente. 

"El océano al final del camino" es un libro bastante corto, que puede leerse fácilmente en una tarde y es una narración a través de los ojos de un niño de 7 años plagada de magia. Ese es el principal eje del libro: la fantasía. Le reconozco a Gaiman la prosa que utiliza, que si bien es bastante simple, tiene una poesía constante que te lleva a querer seguir leyendo. Gaiman usa las palabras correctas, en las frases correctas y te envuelve en un halo poético. Eso se lo reconozco. Pero lamentablemente, esto no me ha alcanzado a mi para que este libro me deslumbre. Considero que menos es más, y aquí la fantasía es demasiada. Tampoco quiero una explicación de lo que sucede, si es real o no, pero considero que el autor podría haberse esforzado un poco más por desenredar algunos misterios y preguntas que pueden quedar al final en la cabeza del lector.

Otro problema que tuve es que no pude conectar con ningún personaje y para mi esto es importantísimo. Quise querer a este niño y a Lettie, me esforcé por tomarles cariño pero no lo logré. No hubieran estado de más algunas páginas extras que pudieran ahondar en estos dos chicos y humanizarlos un poco más. Lo sentí como lo que son: personajes distantes cumpliendo un rol en una historia. Nunca los sentí cerca ni logré emocionarme. Básicamente, el libro no me genero nada. 

Hacia el final, les reconozco, es cuando el libro se pone un poco más interesante. El problema es que el final llega muy rápido y me he quedado esperado algo más, algo que nunca llego, solo deja ese destello de melancolía mezclado con tristeza que tiene el protagonista durante toda la obra. 

Realmente lo intenté. Quise que me gustara, quise amar este libro pero no funciono. Se me hizo lento y monótono de a ratos pero reconozco que Gaiman escribe bien, de esta manera poética que les comentaba antes, solo que en este caso no me convenció a mi. De todas maneras, es un libro que creo a todos aquellos fanáticos de la fantasía les puede llegar a gustar mucho y que, a mi manera de verlo, tenía mucho potencial pero que no pudo ser explotado bien, o no por lo menos de la manera que a mi me hubiera gustado. 





2 comentarios:

  1. Hola!!
    No me llama mucho la atención y tu reseña no me anima a leerlo ;)
    Pero gracias :DDD
    Nos leemos, besos ^^

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola!
    Yo también participo en la iniciativa de seammos seguidores Ya te sigo y me encantaría que tu también lo hicieras. Te dejo mi blog por aquí ysiseacabanloslibros.blogspot.com.es
    Un saludo

    ResponderEliminar